18 agosto 2006

Carta Abierta a Guacaipuro Lameda...

La ambición, la intriga, abusan de la credulidad y de la inexperiencia de hombres ajenos de todo conocimiento político, económico o civil; adoptan como realidades las que son puras ilusiones; toman la licencia por Libertad, la traición por Patriotismo, la venganza por Justicia. Semejante a un robusto ciego que instigado por el sentimiento de las fuerzas marcha con la seguridad del hombre más perspicaz y dando en todos los escollos no puede rectificar sus pasos. -Simón Bolívar-

Para: Sr. Guaicaipuro Lameda Montero
(Ref. Diario Región, 10 de agosto, 2006, p. 10. Título: Renuncia y Cobardía) De: Prof. Celestino Flores
Cumaná, Sucre, Venezuela, Centinelas Ambientalistas de la Patria Mirandista-Bolivariana; Centro de Profesionales Bolivarianos…Universidad de Oriente, Núcleo de Sucre. Sociedad Conservacionista del Estado Sucre (FORJA de Venezuela)….
Cumaná: 17 de agosto de 2006…


EPIGRAFE: Los pueblos de América Latina y del Caribe expresan su plena disposición de resistir a las políticas imperiales, lo cual involucra el impulso de nuevas luchas y la preparación para batallas más significativas… Desde lo más profundo del alma de las sociedades oprimidas brota de manera irresistible el anhelo de cambio y transformación, al tiempo que una ejemplar resistencia se transforma progresivamente en esperanzadora ofensiva. Nuestros pueblos exigen de manera irrevocable la cancelación de la deuda social creada por las políticas neoliberales imperiales, convalidadas por serviles y codiciosos testaferros, y denuncian como insoportables e inaceptables las acciones imperialistas que han conducido al fatal empobrecimiento de vastos contingentes humanos. De igual modo, nuestros pueblos denuncian el deterioro masivo, la intoxicación de la naturaleza y el saqueo cruel e inclemente de las riquezas naturales de los pueblos por parte de los agentes imperiales, al tiempo que exigen la cancelación de la deuda ecológica…ocasionada por las fuerzas depredadoras corporativas del imperio (Versión adaptada de la Declaración Alternativa de Santo Domingo, del 4 al 6 de junio de 2006 (cf. Reunión Ordinaria de la Organización de Estados Americanos, OEA)

Parece que el nombre Guaicaipuro tan arraigado al heroísmo y a la defensa de la Patria Mirandista-Bolivariana, en el contexto de la indianidad, ahora en la época moderna, en los tiempos del neoliberalismo y del “capitalismo salvaje” se nos presenta como un nombre ligado a las miserias de la Humanidad planetaria, así como a los asesinatos y a las traiciones a la Patria Mirandista-Bolivariana.

Le escribo, Sr. Lameda Montero, desde Cumaná (Sucre, Venezuela) estimulado por el hecho de haberme encontrado un artículo suyo en el diario local Región (ed. 10 de agosto, 2006, p. 18, titulado Renuncia y Cobardía). Este trabajo tiende a confirmarnos que al parecer modernamente no hay Guaicaipuro que se aproxime a la nobleza del Gran Guaicaipuro (Lanza de la Montañas) que fue capaz de batir las huestes del imperio español en las tierras de los Caracas.

Como quiera que conocemos con notable amplitud publicitaria al General Guaicaipuro Lameda (sin el Montero), tenemos la duda sobre la situación presente, de que se trate de la misma persona o no. Aquel, estuvo al lado del Presidente y Comandante Hugo Chávez y lo tenemos registrado de manera pura y simple como el General Guaicaipuro Lameda, a quien en mala hora en la alborada de la Revolución Bolivariana le confiamos grandes y valiosas misiones, entre las que cuenta la Presidencia de Petróleos de Venezuela (PDVSA), en donde figuró como traidor a la causa revolucionaria, al formar cuadro de alianza con la perversa e inicua meritocracia petrolera, saqueadora de los recursos de la Patria, parte de la cleptocracia “puntofijista”. .

El general Guaicaipuro Lameda en referencia estuvo, cual traidora figura, al frente de la marcha de la conspiración del 11 de abril de 2002; acción ésta que lo hizo cómplice de todos esos asesinatos que quisieron endosarle de manera perversa y cobarde al Comandante Hugo Chávez, Jefe Supremo del Proceso Revolucionario Bolivariano que marcha en la actualidad a toda máquina.

Ese general Guaicaipuro Lameda que lucía "valiente" en la marcha multitudinaria por los alrededores de la Plaza O’Leary del Silencio, Caracas, el 11 de abril de 2002, junto con el contraalmirante Molina Tamayo, corría asustado (despavorido y desconcertado, como un verdadero cobarde) el 13 de abril siguiente, con la jauría golpista-conspiradora que se había anidado en Miraflores. Por cierto, que Molina Tamayo, ahora prófugo de la justicia venezolana, está asilado en Costa Rica.

Ese general Guaicaipuro Lameda, se perdió del mapa venezolano, junto con esas figuras aciagas tales como Carmona-Estanga, y otros tantos que la felona cobardía no les permitió hacerle frente a la responsabilidad asumida ante el colectivo nacional y ante el mundo.

¡Què diferencia tan abismal entre hombres del mismo gentilicio, si comparamos a estos “abrileños” con los cuadros verdaderamente revolucionarios del 4 de febrero de 1992!

Pero como presuntamente, Ud. es otro Guaicaipuro Lameda, por ser además Montero, pues lamentamos expresarle que tal vez no tenga mucha calificación moral para hablarle al Presidente Chávez sobre violación del Artículo 236 de la Constitución Bolivariana. Pregúnte Ud. al general Guaicaipuro Lameda (su tocayo, si lo conoce) sobre el exterminio de esa Constitución el 12 de abril por la tarde a eso de la 5 p.m., por mandato de Carmona el Breve, y sobre la cual Ud. ahora protesta.

El Sr. Carmona-Estanga, en medio de grandes ovaciones triunfalistas de la jauría oligarca, con todo ese equipo de cobardes golpistas-conspiradores, vende-patria y pityyankys, entre los cuales estaban Monseñor Ignacio Velasco (qepd) y Manuel Rosales (ahora candidato presidencial en pleno disfrute del beneficio de la impunidad) exterminó esa Constitución, ese proyecto de país. Ellos, en estrecha solidaridad antibolivariana y en actitud sacrílega desaparecieron el retrato de El Libertador que adornaba el Salón Ayacucho.

Esa jauría impenitente de traidores, con sus nutridos aplausos, y de la cual formó parte el General Guaicaipuro Lameda, ese 12 de abril de 2002, apoyó la autojuramentación presidencialdel Sr. Carmona Estanga (Presidente de FEDECAMARAS) y, en consecuencia, el aplastamiento de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, con sus más de 300 artículos, resultante de un proceso constituyente.

Ud. Sr. Guaicapuro Lameda Montero dice al final de su artículo Renuncia y Cobardía, lo siguiente: ..."Chávez dedica su tiempo en gastar la renta petrolera del país en su campaña electoral, en la compra de un sistema de defensa aérea para una guerra que él propicia y fomenta, en la búsqueda de votos para un puesto en el Consejo de Seguridad y en la compra de halagos y adulaciones"... Se expresa Ud. muy convencido sobre lo negativo de todo lo que hace y dice el Señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela; y esto es bueno porque los hombres deben ser firmes y consecuentes vigilantes de los intereses patrios.

Pero, si a Ud., ahora, de acuerdo con su convicción patriótica, le importa tanto el alcance de una inversión o de gastos en defensa de la Patria, lo cual considera como negativo (despilfarrador), es extraño que no se haya dado cuenta de los catorce mil millones (14 millardos) de dólares americanos que perdió la Patria mirandista-bolivariana, es decir, nuestra República Bolivariana de Venezuela, con el paro petrolero de tres meses que mantuvo la “perversa meritocracia” (diciembre, 2002/enero-febrero, 2003), la cual era parte de la inicua jauría a la que pertenecía el General Guaicaipuro Lameda.

Fueron 14 millardos de dólares en forma pura y simple, en la expresión económica neta. A esto se agregan las demás pérdidas ocasionadas por paralización integral de la Educación y del sistema productivo del país; así como la parálisis de los servicios de Salud, de donde derivó cuantiosas pérdidas humanas por desasistencia médica oportuna, etc… Hay muchos más ejemplos, Sr. Lameda Montero, pero “para muestra basta un botón”. Y, “para buen entendedor pocas palabras”.

No obstante, y perdone nuestra malicia, sentimos decirle señor Lameda Montero que el verbo de su escrito lo delata como un factor humano muy similar al General Guaicaipuro Lameda arriba descrito, que aparece en la jauría que integran Carmona Estanga, Luis Miquelena (don Luis, para Chávez), Molina Tamayo, Teodoro Petkoff, Américo Martín, Orlando Urdaneta, Patricia Poleo, Marcel Granier, Manuel Rosales, Carlos Ortega (prófugo), Pompeyo Márquez...etc. conjunto de lacayos 5 estrellas capitaneados vergonzosamente por el Sr. George Walker Bush y la CIA, quienes tienen en Venezuela como extensiones operativas convictas y confesas a la Embajada de los Estados Unidos y a Súmate.

Por consiguiente, es oportuno y obligante destacar que cuando Ud. formula tales señalamientos de intención acusatoria se olvida de la significativa expansión del metro como gran obra social de transporte colectivo; del 2do. puente sobre el Orinoco, de las grandes estaciones generadoras de energía hidráulica desarrolladas en Guayana (cuenca del Caroní) que nos permiten ahorrar 400 mil barriles de petróleo al día; de las 15 misiones sociales (educativas, deportivas, barrio adentro, alimentarias, vuelvan caras...); de los cien mil estudiantes que en tres años se han integrado al sistema de Educación Superior (Universidad Bolivariana); del millón de venezolanos alfabetizados y de la continuidad de la Misión Robinson que significa luz y más luz para el pueblo; de 800 mil pensiones más para los pensionados del Seguro Social (sólo 200 mil hasta 1998)... y así sucesivamente...

Tampoco se olvide de la firme y honrosa participación de nuestro país, porque es el suyo también, en la obra humanitaria mundial contra la miseria y la pobreza, contra el dolor ajeno; del rescate de la Citgo (que ahora, en la revolución, produce ganancias que no se roba la cleptocracia puntofijista); de la creación de tres mil o más Escuelas Bolivarianas en donde los niños (el futuro patrio) tienen protegida su integridad cerebral; de las 200 mil becas de Funda Ayacucho que dejaron de ser préstamos mercantiles para los estudiantes; de los centros diagnósticos de atención integral a la salud pública inaugurados, cuyo número crece progresivamente; de los miles de venezolanos que se benefician del convenio de salud Cuba-Venezuela (con gran relevancia de la Misión Milagro); del rescate de la soberanía nacional por la recuperación plena de Petróleos de Venezuela (PDVSA) de manos de la perversa y falaz “meritocracia”; del pase efectivo de siembra de un millón de hectáreas (hasta 1998) a 3,3 millones de hectáreas; y así sucesivamente.

Es una obra en marcha, en siete años que se contrapone de manera determinante a sus malintencionadas expresiones acusatorias, con señalamientos fuera de contexto.

Parece más bien que el pecado del fortalecimiento tecnológico de nuestros sistemas de defensa nacional consiste en no negociar con el imperio norteamericano.

Sr. Lameda Montero, a nosotros nos amenaza cada invasión que se realiza en cualquier parte del planeta (Afganistán, Irak, Líbano). No es una ficción o espíritu paranoico que estamos en la lista y en el plan imperial, y tampoco es ficción que hay una jauría vendepatria que actuando de manera vil con respecto al interés mirandista-bolivariano se está prestando para ello de la manera más inescrupulosa que se pudiera pensar.

Tampoco olvide, Sr. Lameda Montero, que tenemos el Plan Colombia en el vecindario, así como establecimientos militares imperiales que nos amenazan como América Latina y el Caribe, no sólo por la riqueza petrolera y de gas, sino también por el carácter perentorio que están adquiriendo nuestras grandes riquezas en Agua y en Diversidad Biológica (reservas genéticas). Ya Paraguay aceptó planes de presunta ·”pedagogía militar”, dentro de su país, justo en la vecindad del Acuífero Guaraní, cuya reserva de agua garantiza abastecimiento de agua potable para 200 millones de seres humanos, durante unos dos mil años, de acuerdo con las estimaciones realizadas.

Por ello necesitamos nuestra contribución nacional y continental en el fortalecimiento de las defensas, militar y cívicamente hablando. La codicia y la crueldad del imperio gringo no tiene límites...No obstante, tenemos muy presente el proverbio bolivariano siguiente: ·"De la paz se deben esperar todos los bienes y de la guerra nada más que desastres".

Por consiguiente, invocamos el sentir del colectivo revolucionario bolivariano a hacer cuantos esfuerzos sean necesarios para continuar dentro de la opción de paz, solidaridad, amor y fraternidad. Esa opción ha sido siempre el norte esencial de la Revolución Bolivariana, conducida con gran inteligencia y talento por el Comandante Hugo Rafael Chávez...”¡Cuiden a su Presidente!”, es palabra viva del Dr. Danilo Bartulín, en entrevista con Ernesto Villegas en el reciente programa En Confianza (Venezolana de Televisión). El Dr. Bartulín fue el médico que asistió al Presidente Salvador Allende hasta el final. Así se nos aconseja en forma virtuosa, frente a los lacayos y testaferros que `piden traidoramente la cabeza del Presidente.

“La traición es demasiado vil para que entre en el corazón de un grande hombre”, es palabra viva de la Historia Patria en carta dirigida por El Libertador “Simón Bolívar” al General José Antonio Páez, desde Puerto Cabello, el 1 de enero de enero de 1827, cuando ya el Centauro de los Llanos estaba dando señales de caer en las redes del halago pervertidor de la oligarquía venezolana, en proceso de consumar la gran felonía en función del amancillamiento del la gesta libertadora-integradora. Así abrigaba El Libertador una esperanza acaso ya remota sobre el rescate del prestigio de “un grande hombre”, de un egregio adalid de la gran causa de la libertad, esencialidad moral de los protagonistas de la gesta emancipadora en la posteridad, que es precisamente nuestra actualidad revolucionaria en pleno proceso de resurrección…

Desde Cumaná (Sucre, Venezuela) a los 17 días del mes agosto de dos mil seis (2006)…Por una Tierra sana y habitable para todos y para siempre,

Cordialmente,

Prof. Celestino Flores
(Universidad de Oriente, Cumaná)

1 comentario:

  1. Angel Bottini10:41 a.m.

    Mi gran y querido camarada compatriota Wekker mis saludos y mi respeto le esta escribiendo su amigo Ángel Bottini. Hermano e estado un poco apartado de las escrituras pero no dejo de leer gracias a mi otro camarada y amigo Martín" su pagina jotadobleve opina. Y hoy estuve como siempre leyendo un articulo de una persona que conozco por ser paisano mío y un ejemplo. Que no es otro que el profesor celestino flores" y me pareció una magistral escritura la que hizo con relación al traidor de Guaic....... Lameda y escribo así su nombre por la sencilla razón que ese nombre completo le queda muy grande a este tipejo general de pacotilla traidor" bueno hermano saludos y siga escribiendo que yo los leo todos los artículos ahhhhh discúlpeme como siempre mis errores ortográficos
    Angel Bottini

    ResponderEliminar

Los comentarios sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Son moderados y nos reservamos el derecho de publicación.