11 agosto 2007

EL AFFAIRE DE LA MALETA

y la irrenunciable ética revolucionaria.
Nuestra fidelidad es con la Revolución, con el pueblo, con la patria de Bolívar... Escrito desde la angustia por la falta de diligencia nuestra para aclarar estas cosas.
Por, Martín Guédez
"La Corrupción es la peor lacra de la condición humana, quién roba al pueblo se roba a sí mismo, y debe ser declarado como un traidor a la Patria… Muerte al corrupto"
Simón Bolívar

Una revolución auténtica –y la nuestra lo es- tiene que caracterizarse por su estricto apego a los valores éticos y morales. Si algún ámbito debe formar parte de su predilección es el que tiene que ver con la honradez en el manejo de los asuntos públicos. Un gobierno revolucionario que apenas echa a andar sobre el camino sembrado de corrupción por el viejo sistema no puede garantizar –no lo podrá hacer nunca- que en sus predios no se produzcan brotes de mala hierba, pero sí está obligado a mostrar la mayor solicitud, diligencia y dureza a la hora de atacar esos brotes. En esto no puede hacer la más mínima concesión. El pueblo y el mundo entero tienen que saber que no hay misericordia con el corrupto. Ser intransigente en este tema blindará al gobierno revolucionario frente a uno de sus más letales enemigos.

A ningún funcionario, dirigente o aliado del proceso revolucionario puede permitírsele modos de vida que ofendan la pobreza del pueblo, protagonista y dueño de la revolución. Nadie puede justificar en modo alguno que por su “incansable trabajo” al servicio de la revolución deba recibir beneficios que lo coloquen groseramente por encima del modo de vida del pueblo. Es inmoral y debe ser denunciado y castigado. A la revolución se le sirve con generosidad, entrega y a todo riesgo –como siempre fue para quienes ser revolucionario significó cárcel, torturas, persecución y angustia- y nada puede justificar prendas lujosas, hospedaje en hoteles cinco estrellas, carros de lujo, chequeras abultadas, banquetes opíparos, güisqui añejo, negocios y escoltas. Absolutamente nada puede justificar eso para un revolucionario, sin que las palabras se le caigan en cascada envueltas en excremento.

La revolución es del pueblo y nadie tiene derecho a colocarse por encima del pueblo arrogándose fueros que no sean conferidos por ese mismo pueblo. Servirle a la Revolución es servirle al pueblo y no colocarse por encima del pueblo. Ser revolucionario es una vocación apostólica, no un negocio. El pueblo necesita –para su organización y formación- la presencia de misioneros, no de comerciantes. Nadie puede justificar en nombre de la Revolución haber saltado como por arte de magia del desempleo o subempleo a la opulencia. Este punto central tiene que ponerse clara y contundentemente sobre el tapete le duela a quien le duela y me atrevo a decir, caiga quien caiga.

Ahora mismo estamos viendo el manejo lamentable que hemos dado al affaire de la maleta en el aeropuerto de Buenos Aires. Nuestro gobierno no ha debido dejarse robar la iniciativa por nadie. Hemos debido ser nosotros los que –caiga quien caiga- saliéramos con contundencia y sin anestesia a poner la luz sobre el episodio. Hemos debido ser nosotros precisamente por bolivarianos, por revolucionarios, por socialistas, porque somos distintos a la burguesía y sus tropelías y componendas. Hemos debido volar –literalmente- hasta donde había la menor sospecha de algo ilícito y actuar con contundencia y transparencia revolucionaria.

Haber dejado que los medios –ahora del mundo entero- hicieran fiesta arrojando excremento sobre la buena fama de la Revolución de Simón Bolívar es imperdonable. Haber salido a responder en un pobre sainete de miserias echándole la culpa a todo el mundo sin correr a despejar todas las dudas dice muy poco –o más bien dice mucho, ¡cuanto!- de la moral y la ética revolucionaria de quienes lo hicieron, precisamente, al hacerlo convertidos en voceros de la Revolución. ¡Nadie ha debido ser más duro y diligente en la investigación que nosotros mismos!, ¡nadie!, ¿con quien o quienes es nuestra fidelidad? Advierto, no anticipo absolutamente nada, no supongo nada, sólo sé que apresurarse a lavarle la cara a quienes iban en ese avión o desviar –sin pruebas- la atención hacia esa socorrida panacea para todas las vagabunderías que es la “conspiración”, no es leal con la Revolución. Leal con la Revolución es no dejar títere con cabeza cuando hay el menor asomo de corrupción y no permitir que nadie toque la imagen de la Revolución ni con el pétalo de una rosa. Eso es lealtad, lo otro no se lo que es, pero se parece mucho a vagabundería y oportunismo. Como poco, para decirlo con palabras de Cabrujas, “causa mala impresión”. Nunca hemos debido dejarnos robar la iniciativa.

Vamos a poner las cosas en su lugar, vamos a jugárnosla por la verdad porque la Revolución lo exige. Vamos a morir, si es necesario, por salvar a nuestra Revolución de negociantes de la miseria y ladrones de sueños. La Revolución y el Presidente, máximo inspirador y conductor del proceso no merecen verse salpicados por estas fábricas de excremento. No es justo, no es patriótico y no debemos permitirlo. Investiguemos los intríngulis de la famosa maleta, hagámoslo nosotros, que nadie nos gane en diligencia para buscar la verdad; es un asunto de verdadera fidelidad revolucionaria y en eso no puede ganarnos nadie, y a quienes –sus razones tendrán- eluden ir a la médula del problema y más que aclarar oscurecen: ¡¡Así no podemos ayudarnos!!


Por, Martín Guédez

1 comentario:

  1. Buenos días compatriotas,

    Creo que las personas, que conozco en Venezuela, con un compromiso inquebrantable con la Patria de Bolivar, Martin Guédez topa la muy pequeña lista.

    Hay muchos indicadores de que la paciencia del pueblo y de las personas concientes que apoyan el proceso de cambio está a punto de acabar.

    Mi consejo al Presidente de la República, viendo las cosas desde afuera, es lo siguiente: "Señor Presidente, tomáse una semana de vacaciones, sin compromiso alguno y reflexione sobre como atacar ya la INEFICIENCIA, la CORRUPCIÓN, el AMIGUISMO y el COMPADRAZGO dentro de su gobierno. Si Ud., Señor Presidente, no logra tener un Plan operacional dentro de los 3 meses que vienen, Ud. perderá el respaldo de su pueblo".
    Con todo mi respeto Sr. Presidente.

    Ahmed Azeddine, argelino-Danés, amigo del Pueblo Venezolano y de Venezuela.

    ResponderEliminar

Los comentarios sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Son moderados y nos reservamos el derecho de publicación.